• Menu
  • Menu
Todo sobre las clínicas jurídicas

Todo sobre las clínicas jurídicas

Las clínicas jurídicas, también llamadas laboratorios legales, son una iniciativa que surgió a partir de las universidades de los Estados Unidos, donde gozan de una gran popularidad. Estas se basan en el objetivo de aprender Derecho mediante la práctica.

En ellas grupos de alumnos de grado y postgrado, gracias a los consejos de tutores y abogados, ejercitan los conocimientos que han adquirido con finalidades altruistas en casos reales.

En España las clínicas jurídicas son relativamente recientes, pero las pruebas han demostrado que son muy positivas y cada vez son más los jóvenes abogados que se encuentran interesados en formar parte de la mismas.

Finalidad de las clínicas jurídicas

Las clínicas jurídicas fueron creadas por el profesor estadounidense Jerome N. Frank, quién propuso extender una enseñanza clínica, similar a la de los estudios de medicina, para combinar el estudio teórico con las prácticas reales, adaptando así esta metodología para el ámbito del Derecho.

De esta manera los alumnos trabajan de forma gratuita y, con el apoyo de sus profesores, para dar solución a diferentes jurídicos reales que se dan en el caso de personas que no tienen los recursos necesarios para poder contratar los servicios de un abogado. De esta manera, estos laboratorios legales tienen una finalidad social y la búsqueda de un aprendizaje práctico.

Las Clínicas Jurídicas en España

El desarrollo de las Clínicas Jurídicas en España ha sido bastante más tardío que en Estados Unidos y otros países. A pesar de que empezó a utilizarse en  la década de 1930 en EEUU, a España no lo hizo hasta el presente siglo.

De hecho, hay que tener en cuenta que solo algunas de las Universidades nacionales ofrecen estas experiencias de aprendizaje fundamentadas en el método jurídico clínico a sus estudiantes de Derecho. Han sido pioneras la Universidad Carlos III (Madrid), la Universidad de Barcelona y la Universidad de Valencia.

Hay que tener en cuenta que en estos laboratorios legales se tiene en cuenta el trabajo de los alumnos de maneras muy diversas. De hecho se valora su desarrollo desde la asesoría jurídica hasta la asistencia jurídica, buscando en todo momento colaborar con entidades sin ánimo de lucro y colectivos desfavorecidos de la sociedad.

Servicios sociales

A la hora de abordar las clínicas jurídicas es importante tener en cuenta que es imprescindible el enfoque social de las mismas, ya que es el pilar sobre el que se sustentan. De esta manera, se trata de un laboratorio que solo tiene  sentido si realmente la sociedad se ve beneficiada del trabajo realizado por los alumnos al mismo tiempo que aprenden.

Así, los estudiantes de Derecho se encargan de prestar servicios sociales, conociendo además de una manera más directa la realidad del país en el que viven y las necesidades de la ciudadanía. Además, de esta manera prestan ayuda a colectivos desfavorecidos, fomentándose la formación ética y moral del Derecho.

Las clínicas jurídicas acercan a los estudiantes al pro bono, es decir, por el «bien común», ya que prestan de forma voluntaria y gratuita servicios profesionales.

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *