• Menu
  • Menu
La tasa google

La tasa google

La tasa Google es el impuesto que se encarga de gravar la actividad de los gigantes de la economía digital en la red, entendiendo como tales a empresas de la talla de Facebook, Apple, Amazon o la propia Google, quienes acostumbraban a tributar en España unas cantidades muy inferiores a sus ingresos por la actividad que desarrollan.

El impuesto nace después de que los gobiernos de la Unión Europea decidiesen que estas grandes empresas debían pagar por lo que realmente generan. Gracias a este impuesto, se espera que España pueda ingresar cerca de 800 millones de euros

¿Cómo funciona la tasa Google?

La tasa Google afecta a aquellas empresas tecnológicas que tengan unos ingresos anuales a nivel mundial que se encuentre por encima de los 750 millones de euros y cuyos ingresos en España superen los 3 millones de euros.

La tasa Google fue aprobada en enero de 2019, recibiendo la denominación de Impuesto sobre Determinados Servicios Digitrales (IDSD). Esta fija a un tipo del 3% los ingresos generados por los servicios de intermediación online; la publicidad dirigida en internet; y la venta de datos que se obtienen a partir de la información que pueda aportar el usuario.

Hay que tener en cuenta que hay algunas excepciones, estando exento el comercio electrónico relacionado con la venta de bienes o servicios que se contraten de forma directa al proveedor, es decir, en las que no haya ningún intermediario.

En el caso de que una empresa se niegue al pago de la misma, se prevén sanciones que harán que se repercuta el 0,5% del importe neto de la cifra del negocio en el año natural anterior en el país.

Esta tasa será liquidada de forma trimestral, con un devengo que se producirá por cada prestación de servicios que se encuentre sujeta al impuesto. No obstante, excepcionalmente no se realizará con esta periodicidad.

La tasa Google en Europa

España no es el único país que ha implementado este impuesto. Francia, Alemania, Italia o Hungría también disponen de alguna figura de carácter tributario sobre este tipo de servicios digitales.

Asimismo, cabe destacar que la Comisión Europea tiene en marcha un proyecto que establecería una tasa Google para toda la Unión Europea. No obstante, este no ha podido progresar por la oposición por parte de Suecia, Finlandia, Dinamarca e Irlanda.

Estados Unidos, por su parte, rechaza esta impuesto, llegando a amenazar con la imposición de un 25% de aranceles sobre las importaciones europeas si se pone en marcha una tasa a estas grandes empresas de servicios digitales.  Asimismo, también han mostrado su oposición las patronales tecnológicas.

¿Cómo afecta la tasa Google a los ciudadanos?

La tasa Google afecta también a los propios ciudadanos de a pie. Esto se debe a que las empresas se verán en la necesidad de incrementar el precio de sus productos y servicios. De esta forma tratarán de compensar el dinero que deben desembolsar por impuestos.

Además, las empresas españolas que usen estos servicios digitales ganarán menos dinero por el incremento del coste al usar plataformas y marketing online, además de por la disminución de ventas que puede suponer el aumento de costes sobre  el cliente final.

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *