• Menu
  • Menu
¿Cómo actuar ante un despido improcedente?

¿Cómo actuar ante un despido improcedente?

En ocasiones las empresas toman decisiones contrarias a los intereses de sus trabajadores, pudiendo encontrar un día con su decisión de prescindir de tus servicios. 

Un despido improcedente es la decisión unilateral de un empresario de extinguir la relación laboral sin una causa justificada. Para que un despido reciba esta consideración es necesario que sea impugnado ante el orden social.

Qué hacer ante un despido improcedente

En aquellos casos en los que un trabajador es despedido y este considera que no haya motivos que justifiquen esta decisión, es necesario que tenga en cuenta que, a la hora de firmar la comunicación del despido, debe firmar junto a un «NO CONFORME» al lado. De esta forma será posible reclamar en el futuro.

Una vez firmada dicha comunicación, será el momento de presentar una papeleta de conciliación en la magistratura laboral. El objetivo de esta es el de de tratar de llegar a un acuerdo entre la empresa y el empleado despedido, sin tener que llegar a la vía judicial.

En este parte del proceso, el trabajador deberá demostrar que no ha incurrido en los motivos alegados por parte de la empresa. Además, esta última estará obligada a explicar de forma explícita tanto en la carta de despido como en el propio acto de conciliación, las razones por las cuales despiden al empleado.

Causas de un despido improcedente

Existen diferentes motivos por los cuales un despido puede recibir la consideración de improcedente:

No cumplir con los requisitos legales

El despido debe cumplir con la normativa legal en estos casos. Se realizar siguiendo unas características y un protocolo. En estos casos es importante reseñar que debe:

  • Aparecer la fecha en la que el despido se hace efectivo.
  • Presentar la carta de despido en mano y por escrito.
  • Informar al trabajador por las causas que han provocado el despido.
  • Las razones no justifican el despido

En aquellos casos en los que la empresa dé unas razones de despido que no son justificables, el empleado está en su derecho de recurrir por despido improcedente.

Las razones no justifican el despido

En aquellos casos en los que la empresa dé unas razones de despido que no son justificables, el empleado está en su derecho de recurrir por despido improcedente.

Cuando los motivos son discriminatorios

También se considera despido improcedente en los realizados por motivos discriminatorios:

  • Por razones de edad, sexo o motivos raciales.
  • Por vulnerar los derechos fundamentales o libertades públicas.
  • En los casos en los que se vulneren los derechos vinculados con la maternidad y la conciliación familiar y laboral.
  • Si se vulneran las condiciones de los representantes de los empleados.

En los casos en los que se produzca una o varias de estas causas, el despido será declarado nulo.

Dada esta situación, el empleado tendría derecho a ser readmitido en su puesto de trabajo o en uno equivalente. En el caso de que la empresa no esté de acuerdo con esta decisión, tendrá que abonarle una indemnización.

Las indemnizaciones por despido son de 33 días por año trabajado  y con un máximo de 24 mensualidades.  Asimismo, los empleados que tengan una antigüedad anterior a la reforma laboral del 12 de febrero de 2012, deben calcular la indemnización que le corresponde en dos tramos.

¿Alguna duda? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *